Telefonos. (999)943 62 02 / cel.(999)310 69 34 drdiazmano@gmail.com

Fracturas

Si se aplica más presión sobre un hueso de la que puede soportar, éste se partirá o se romperá. Una ruptura de cualquier tamaño se denomina fractura. Si el hueso fracturado rompe la piel, se denomina fractura expuesta (fractura compuesta).

Una fractura por estrés o sobrecarga es una fisura delgada en el hueso que se desarrolla por la aplicación prolongada o repetitiva de fuerza sobre éste.

Consideraciones

Es difícil diferenciar un hueso dislocado de uno fracturado. Sin embargo, ambos son situaciones de emergencia y las medidas de primeros auxilios básicos son las mismas.

Causas

Las siguientes son causas comunes de fracturas óseas:

  • Caída desde una altura
  • Accidentes automovilísticos
  • Golpe directo
  • Maltrato infantil
  • Fuerzas repetitivas, como las causadas por correr, pueden ocasionar fracturas por sobrecarga del pie, el tobillo, la tibia o la cadera

Síntomas

  • Extremidad o articulación visiblemente fuera de lugar o deformada
  • Hinchazón, hematoma o sangrado
  • Dolor intenso
  • Entumecimiento y hormigueo
  • Ruptura de la piel con el hueso que protruye
  • Movimiento limitado o incapacidad para mover una extremidad
Fractura del hueso escafoides de la muñeca (Scaphoid Fracture of the Wrist)

El escafoides es uno de los huesos pequeños en la muñeca. Es el hueso de la muñeca con más probabilidad de romperse.

El escafoides está ubicado en el lado de la muñeca que corresponde al dedo pulgar, en el área donde la muñeca se flexiona.

El escafoides está ubicado en la base del pulgar, justo arriba del hueso radio.

Puede identificarse más fácilmente cuando el pulgar se sostiene en la posición de «hacer dedo» para pedir un aventón. El escafoides está en la base de la depresión que forman los tendones del pulgar. El dolor o sensibilidad a la palpación en esta área puede ser un signo de escafoides lesionado.

Causa

Una fractura del escafoides por lo general es causada por una caída sobre una mano abierta, con el peso que recae sobre la palma de la mano. El extremo de uno de los huesos del antebrazo (el radio) también podría fracturarse en este tipo de caída, dependiendo de la posición de la mano al aterrizar.

Las fracturas del escafoides ocurren en personas de todas las edades, incluyendo niños. La lesión a menudo ocurre durante actividades deportivas o en un accidente de vehículo motorizado. Los hombres de 20 a 30 años son quienes tienen más probabilidad de experimentar esta lesión.

No hay riesgos específicos ni enfermedades que aumenten la probabilidad de tener una fractura de escafoides. Algunos estudios han demostrado que el uso de muñequeras durante actividades como el patín y surf en la nieve puede reducir la probabilidad de romperse un hueso de la muñeca.

Síntomas

Las fracturas de escafoides generalmente causan dolor e inflamación en la base del pulgar. El dolor podría ser severo cuando usted mueve su pulgar o muñeca, o cuando trata de asir alguna cosa.

A menos que su muñeca esté deformada, puede que no sea obvio que el escafoides está fracturado. En algunos casos, el dolor no es severo y podría confundirse con un esguince.

Cualquier dolor en la muñeca que no se va al cabo de un día de la lesión podría ser un signo de fractura. Una muñeca «esguinzada» simple es muy rara y es importante ver a un médico si el dolor persiste.

Exámen y estudios

El dolor y la inflamación en la muñeca generalmente obligarán a una persona con una fractura de escafoides a ver a un médico.

Las radiografías pueden mostrar si un hueso está fracturado y si hay desplazamiento (un espacio entre los huesos fracturados). A veces, un escafoides fracturado no aparece en una radiografía inmediatamente. Si es el caso, su médico podría poner su muñeca en una férula durante una semana o dos. Le tomará una nueva radiografía para ver si la fractura se hace visible. La férula debería usarse durante este período de espera y usted debe evitar levantar objetos pesados.

Podría hacerse un estudio por imágenes de resonancia magnética (MRI) para visualizar los huesos y los tejidos blandos. Esto a veces muestra una fractura del escafoides antes que pueda verse en la radiografía.